15/4/12

¡Qué capo es Dios!


En la rasgadura del velo y en la rosa ensimismada que encubre maliciosa el significado del universo Dios existe.
La mueca que se dibuja en  nuestro rostro incrédulo es el atisbo del  dolor y del deseo de sabernos locos o muertos para estar a salvo.
Para aquellos que hemos rasgado el velo no hay expiación. El infierno no es promesa. Lo real nos atraviesa innominable.
Cuanto preferiríamos el mitico fuego, ser polvo, nada.
Es común ser testigo involuntario en los viajes de historias que llegan a nuestros oídos y nos distraen del tedio y los apretujones.
1.25. Hasta plaza San Martín. A la salida del psiquiatra con un listado de pastillas paliativas. Inexplicablemente mi atención se orienta hacia el diálogo entre un  hombre y una mujer que se desenvuelve en una metonimia de temas inconexos que a modo de espejo del funcionamiento de mi cabeza me sumergen en el temor de una presumible e inevitable locura. Pero mi terror se sosiega al percibir el común denominador común de aquellas oraciones: Dios.



Sujeta del  pasamanos como única realidad que me sostiene les envidio la fe. Comulgar con un destino del que no soy responsable. Tener la posibilidad de ser cruel, despiadada, inclusive infeliz y que una figura inconmensurable ampare mis actos y defectos con el perdón.
Ah, si pudiese repetir la frase exacta, el gesto, la pasión complaciente con que aquella mujer daba cuenta de la grandilocuencia de Dios. Pero no. Solo me quedan unas palabras que por vulgares me impiden remedar ese insalvable y tal vez premeditado olvido: “¡Que capo Dios, pensar que terminó el universo en siete días y yo no pude terminar el departamento en nueve años!”
Casi mueve a risa semejante credulidad de no ser que subyace la mueca sarcástica de Dios en la vulgaridad de mis palabras. Me muestra su existencia pero me niega la fe.
No lo construyó en siete días sino en seis, el séptimo descansó.
Bajo del bus pensando en  la corrección histórica  y el mundo se reconstruye sin ideal ni esperanza.   

Silvia Jacobi





4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. silvia jacobi18/4/12 14:27

      Hola Divina. Gracias por sumarte al proyecto y por tu comentario. Tengo la idea de que con otros se acierta en mejores soluciones. Tu comentario es importante porque me permite escucharte, saber que estás ahí como interlocutora frente a las distintas problemáticas que se plantean atraves del blog. El silencio del otro lado aveces es incierto. Lo bueno es poder hacernos visibles: un comentario, el debate, lo que cada uno pueda aportar. Cariños para vos!Saludos a todos.Silvia

      Eliminar
  2. no se porque te exprsas asi de Dios.
    no soy evangelico ni de ninguna otra religion pero lo unico q puedo asegurate es de q Dios si existe y siempre esta donde menos lo imaginas, gracias a el tubistes la oprtunidad de remodelar el apto en 9 años, gracias el vives para contarlo, gracias a el sigues respirando el aire q el nos prvello para nuestra supervivencia.
    porque no creo q haya sido al azar este el unico planeta hasta la actualidad con agua.
    eso quiere decir q si existe un eden y es en este en el q vivimos tosdos los seres. y q lastimosamente la peor plaga conocida por el planeta tierra se llama el ser humano. q queremos destruir lo q Dios coloco hay para nosotros.

    ResponderEliminar
  3. silvia jacobi18/1/13 7:58

    Ay, Aliens, si queres podes reirte!!!!

    ResponderEliminar