18/4/12

A propósito de la inexistencia del "delito"


¿Alguna vez te preguntaste por qué matar en la calle es un “delito” mientras que matar en la guerra es un acto heroico? ¿Por qué robar está penalizado, pero la extracción de plusvalía es la fuente de lucro legítima del sistema de producción capitalista?  
La respuesta es tan sencilla que puede sorprenderte: dentro de una sociedad, el legislador elige, arbitrariamente, qué conductas penalizar y cuáles tolerar, lo que convierte al delito en una mera decisión política -tendenciosa en la mayoría de los casos-.
¿O acaso creías que hay acciones que son delitos por naturaleza? No, no y no. De ninguna manera.
Todas las acciones (sí, todas) que se castigan en una sociedad han sido previamente constituidas, etiquetadas, designadas como delictivas, en tanto hay un interés por parte de la autoridad en materializar su persecución desde el Estado.
Todo preso es político. Su condición responde a una lógica sistemática, histórica y socio-cultural.
¿Orden público? ¿Moral colectiva? ¿Buen padre de familia? ¿Buen hombre de negocios? ¿Ah, sí? No me vengan con pavadas.
¿Buenos y malos? Ni cerca. La dicotomía habremos de buscarla en otro lado. Quizás Bakunin y Marx nos den algunas herramientas.

Maximiliano Postay



6 comentarios:

  1. silvia jacobi20/4/12 10:39

    Creo que estamos acostumbrados a pensar dicotomicamente: los delincuentes y los aspirantes a la beatificación (entre los que vislumbro desde el legislador al buen samaritano). Lo grave es que esta manera de pensar esté "naturalizada" socialmente. Empiezo por cuestionarme como funciona esto en mi.
    Se ha determinado al 19 de abril como "Día de la convivencia en la diversidad cultural" en conmemoración a la caída de gheto de Varsovia. Creo en la reinvidicación de la memoria pero dudo que fijar "un día" sirva de mucho. Porque de nada sirve revinindicar un hecho y postularlo como ejemplar y referirlo a los derechos humanos que comprenden el respeto por la dignidad y la libertad de las personas si correlativamente no se cuestiona que la convivencia social cotidianamente y en diversos ámbitos no se da en términos de igualdad de derechos. "Un día" será el pretexto de un feriado largo pero dudo siquiera un instante de reflexión para muchos.
    "un Dia" reponde a un esterotipo más que al ejercio de la verdadera memoria y a promover la convivencia en la deversidad. La semana que viene nadie se va a acordar del 19 de abril.
    El "delito" coincido que también responde a un estereotipo que tiende a soterrar el ejercicio de la justicia y responde a una estructura socio cultural con intereses políticos y ecónomicos. Pero cuestiono seguir pensando las cosas en términos dicotomicos, así se trate de "una dicotomía que habremos de buscala en otro lado".
    Espero el aporte plural de los participes del blog y más.
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. A lo que apuntaba es que si remotamente de alguna dicotomía podemos llegar a hablar es de "oprimidos" y "opresores" y no de "buenos" y "malos" desde parámetros pseudo morales, tendenciosos por definición.

      Eliminar
    2. silvia jacobi21/4/12 14:22

      Quizá yerro en mis lecturas. Pero opresores y oprimidos no dejan de ser una lectura dual de una estructura sociocultural y la problematica del encierro consecuente que nos moviliza. Ansío comprender una dinámica más amplia. Esto no implica no tomar posición sino la busqueda de una posición más solida frente al proyecto que nos convoca. Los invito a leer el discurso "No soy un aculturado " de José María Arguedas. Cariños.
      Silvia

      Eliminar
  2. silvia jacobi23/4/12 15:32

    che, pero que triste monologo!!!!!!!!!!!!
    Por ejemplo. Si 30000 desaparecidos no existen, no tienen entidad.Y si aparecen muertos se seguirá un procedimiento X, y si apacen con vida se les dará un tratamiento Y. Entonces porque somos tan duros con Videla?
    Porque en definitiva solo podemos creer que solo equiste la ley para trasgredirla y creer mesianicamente en algún iluminado y así nos desligamos de lo que nos compete?
    O Videla no es un delincuente y en verdad desearía que me invite a tomar el té o realmente prefiero que las leyes sean pausibles se ser reformadas(no solo manipuladas), que las leyes sean el puntapie para el ejercicio de la justicia y no solo que su manipulación sea por los intereses que sean. Porque la manipulación de la justicia elabora que estereotipos y consiguen dociles y calladitos seguidores.
    Hasta nuevas.
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Me sumo al debate, a partir de pensar la existencia de lo dicotómico, previo a la existencia de Marx o Bakunin, donde tantos otros podrían decir también algo. No hay cultura sin ley,por lo que no hay culturas sin delitos, entendiendo el delito como la acción prohibida. Sabiendo que no toda cultura tiene o tuvo Estado, sabemos que no sólo el Estado sanciona a los que no cumplen la ley, ya que la ley regula la cultura en la que uno habita y no todos habitamos dentro de una estructura estatal. Lo propio del Estado es la sanción o respuesta punitiva a determinadas acciones.
    Toda cultura establece un "no todo se puede". No todo se puede es propio de lo humano, entendiendo al humano como un ser hablante. En la cultura que elijamos se mantienen tres características: seres para la muerte, seres que tienen relaciones sexuales, seres que hablan o constituidos a partir del lenguaje.
    Ya el lenguaje establece una imposibilidad: no todo se puede decir. La palabra no llega a nombrar la cosa. La palabra no puede decir la verdad, la dice a medias. El lenguaje tiene una ley: no todo se puede decir, ahí dejaron testimonio Wittgenstein, Primo Levi, Semprun, Pizarnik, por nombrar algunos, sobre el tema.
    No hay cultura sin ley, por lo tanto sin moral, lo que varían son las respuestas que una cultura prevee para aquellos que actúan como se puede actuar pero que no se desea que se haga. Porque hay una cuestión: la prohibición es un signo de debilidad. Si es necesario prohibir una acción es porque esa acción se puede realizar, de hecho se realizó si es preciso prohibirla, porque ¿Quién prohibiría lo que no se puede hacer? Prohibimos volar a dos metros de altura por avenidas y sin más que ropa puesta.
    Hay algunas otras dictomías más interesantes para pensar que las de oprimidos y opresores, ya que hay leyes que son anteriores a la existencia del capitalismo y que el capitalismo les dio lugar para que perduren, pero no podemos tomar el capitalismo como respuesta. Sabemos que los pueblos originarios en Bolivia tienen tres leyes pre incaicas: no robar, no mentir y no ser vago. ¿Diremos que es el no robar de la moral cristiana? ¿Es el no robar del capitalismo? ¿Diremos que el no ser vago es la reproducción de la cultura del trabajo que los opresores intentan instruir a los oprimidos, o desde Foucault, la instauración de poder disciplinario para que la familia con su lógica de poder soberano funcione como la visagra que inserta a los sujetos al aparto productivo?
    Qué bueno este espacio que posibilita que algunos locos tengamos un lugar donde alojar nuestra locura, nuestra verdad.
    Los felicito. Gracias LTF. Gracias Maxi.

    ResponderEliminar
  4. Comparto lo que decís. El punto es tener claro desde dónde discutimos o con qué propósito. Muchas veces la simplificación de ciertas debates, tiene en su núcleo un matiz táctico-estratégico, más político que filosófico. En este caso, mi texto apunta a replantearnos la lógica de "lo delictivo", así como también nos replanteamos la lógica de "lo enfermo", de "lo adictivo", en definitiva de "lo anormal". Busca evidenciar algo que quizás puede ser obvio pero que a veces pasa desapercibido: la tipificación penal de una conducta tiene un trasfondo social, cultural, económico, etc. Asumido esto, la potencial diferenciación entre "delincuente" y "no delincuente" pasa a ser más discresional que natural. No a los fines de mirar con beneplácito, lástima o piedad al infractor, sino simplemente para tener claro el contexto de ciertos comportamientos. En esto es vital el aporte de la criminología crítica y la ruptura epistemológica que se da en los setenta gracias a miradas como la de Jock Young, Alessandro Baratta, Roberto Bergalli o el propio Louk Hulsman. De estudiar el delito en términos etiológicos al estilo Lombroso, Ferri, Garofallo o incluso Escuela Sociológica de Chicago, pasaron a considerar nociones más emparentadas al "control social", y el funcionamiento de las llamadas "agencias" del sistema penal en relación a la mirada social y cultura de lo que ellos mismos denominaron "cuestión criminal". En fin... da para largo. Me alegra mucho que te hayas incorporado a LTF y gracias a vos por el compromiso, la pasión y las ganas de transformar la realidad. Abrazo y bienvenido.

    ResponderEliminar