7/3/12

Prohibicionismolandia



TOUR GRATUITO. PROHIBIDO COBRAR. PROHIBIDO NO COBRAR. PROHIBIDO PAGAR. PROHIBIDO NO PAGAR. PROHIBIDO DEVELAR LA DERROTA. PROHIBIDO GANAR. SOMOS ESTUPIDOS, PROHIBIDO CONTRADECIR NUESTRO EPITAFIO.

I.
Bienvenidos al maravilloso mundo del fracaso del prohibicionismo. Una tierra de oportunidades, si lo que se busca es hacer cosas que no sirven para nada y ganarse el voto de alguna señora de Barrio Norte, Recoleta o Belgrano R.  

Bienvenidos, pasen, pónganse cómodos. Fascinante geografía de decisiones pelotudas. Sombras chinescas. Reduccionismo. Eficacia sobreactuada. Inmediatez santificada. Mucho botox, comportamiento de manual, doble moral y cinismo.
Que vivan los fumadores subacuáticos. Que vivan las “manos negras”. Los cliches. Los opinólogos a sueldo.

Aquí se dice que las putas son horribles. Que coger sin amor es horrible. Y que ser un proxeneta es más horrible todavía.  Aquí se dice que los departamentos privados y cabarets deben ser clausurados; aquí se dice eso y al mismo tiempo se le regala un viajecito a las Bahamas a una secretaria, con el propósito de ligar algún que otro favor sexual.
”Eso no es pagar por amor. Eso es ser un caballero. Usted no entiende nada mi amigo. Lo suyo es envidia pura”. Un fulano de traje prende su habano, se acomoda su panza con ambas manos y le manotea el culo a la primera adolescente que pasa por su lado. Exhala una carcajada hilarante, me mira con  cierto auto-fanatismo y ensaya la primera pitada. El humo dibuja un signo fantasmagórico sobre su rostro excitado. De fondo suena una canción de Cacho Castaña.

Aquí se intenta terminar con la problemática de la promoción de la prostitución y la supuesta apología mediática de la “trata de personas” prohibiendo el mitológico “rubro 59”.[1]
La respuesta de la masa no tarda en llegar. El “rubro 59” desaparece casi por completo. Un éxito.

Los políticos iluminados que propusieron su derogación se rasgan las vestiduras. Sueñan con su inmortalidad en los libros de historia. “Ya hablarán de nosotros, entre guardapolvos, gomas de borrar y lápices de grafito”. La música cambia repentinamente. Marcha triunfal. Giusseppe Verdi vestido de jugador estrella de la selección nacional de fútbol, ingleses apilados, Victor Hugo, relato memorable y barrilete cósmico. 
Silencio, sorpresa. Habilidad gramatical. Dogmas destruidos. La nueva tendencia ofrece el primer veredicto: muerto el “rubro 59”, la rabia por el polvo fácil sigue ultra vigente: “Señorita soltera busca hombre para relación informal”. Salto a la cerca. Página sesenta y pico del “gran diario argentino”.

Risas, escándalo, cine mudo. El gordo y su habano se van por los aires. El gordo pisa la cáscara de una banana, un payaso lo mira y le tira agua en los ojos con una pistola plástica. El gordo se levanta y vuelve a caer esta vez de trompa al piso. Aparecen siete enanos disfrazados de Hannibal Lechter y al oído le susurran el nuevo hit de Justin Bieber. El gordo corre, casi sin ropa.
Primer Acto: Prohibir da felicidad; Segundo Acto: Prohibir motiva la creatividad del impedido; Tercer Acto: Prohibir ridiculiza al artífice de la prohibición.  


II.
Bienvenidos al maravilloso mundo del fracaso del prohibicionismo. “Gobernador, Gobernador. Quiero solucionar un problema gravísimo. Los chicos están como locos. La noche los vuelve satánicos. Gobernador, Gobernador. Usted que todo lo puede. Usted que todo lo sabe. ¿Qué se le ocurre?”.
El líder rasca su barbilla. Mira fijo a un asesor que no asesora. Misterio. Suspenso. Ansiedad. El líder no puede esperar. Se debe a su público y lanza una respuesta.

Un E.T. platense une su dedo índice con la nariz del jefe distrital. A pocos metros del lugar, un ejército de aduladores rentados festeja la iniciativa de su referente. A partir de ahora todos los boliches bailables a los que concurran los jóvenes bonaerenses deberán tener estricto horario de finalización. Queda absolutamente prohibido que cierren después de las 5:30 am.[2]
Brillante, superlativo. Estructuralmente superior. “Anuncien la medida con bombos y platillos. Esto seguramente ha de posicionarme como presidenciable”. Voceros, papeles al viento, medios de comunicación, conferencias de prensa. Más, me das cada día más. Valeria Lynch.  

Silencio II. Parece que eso de salir todos a la misma hora genera muchos disturbios. En los lugares donde hay más de un boliche (generalmente suelen estar bastante próximos unos con otros) los jóvenes se encuentran masivamente a la salida. Acumulación. Muchedumbre y muchas veces caos. Encima todavía es de noche y los riesgos de camino a casa se multiplican como consecuencia de ello.
Acto megalómano suspendido. El Gobernador sufre un ataque de epilepsia. Benny Hill corretea rubias en el salón principal de la Casa de Gobierno. Nuevamente aparecen siete enanos, esta vez disfrazados de motonautas. Lluvia de sillas. Entre el tumulto se hace presente el club de fans de Kapanga, y en homenaje a su banda de culto recitan la letra de “el mono relojero”, cual coro Kennedy. La primera dama provincial promociona sus perfumes. Dos estatuas vivientes ven caer su maquillaje. Otra vez el mismo payaso de antes y su pistolita carnavelesca haciendo de las suyas.


III.
Bienvenidos al maravilloso mundo del fracaso del prohibicionismo. Las drogas están prohibidas hace años y la historia no cambió ni una coma. El negocio crece. Las muertes se multiplican. No aprendimos nada con las consecuencias de “la ley seca”. Seguimos recitando “padresnuestros”. Dios, falopero mío, armate un  “cigarro” con tu corona de espinas. A la cárcel van los perejiles. Se prohíbe el consumo de estupefacientes, se prohíbe su tenencia; el Estado imperializa su tan particular moral, coloniza almas, ejemplifica, obliga;  y ¿nos quejamos de Cameron y su séquito de piratas? Vaya paradoja. 

Bienvenidos. Abrazo de oso para todos.
Cuánto tiempo sin verte. Estás igual.

Aquí un “noticiero” es “contenido no apto para niños y adolescentes”. No vaya a ser que a los pibes se les dé por estar informados. Está bien. Hay que reconocerlo. Es cierto. Muchos periodistas son despreciables, pero tampoco es para tanto…
Bienvenidos. Tapate los ojos. En la televisión hay una teta. Pezón, pezón. Círculo vicioso que alimenta degenerados. Corrupción maternal. Desecho tóxico.

Yo te aviso cuando puedas volver a mirar. No hagas trampa. Te estoy vigilando.

Maximiliano Postay









[1] http://www.perfil.com/contenidos/2011/07/06/noticia_0009.html
[2] http://www.taringa.net/posts/noticias/3856260/Scioli-se-puso-la-gorra-y-apaga-la-noche.html



3 comentarios:

  1. Anónimo8/3/12 10:18

    JAJAJA, LO TRISTE QUE ES MUY CIERTO, ¿QUE NOS PASA ARGENTINOS? ¿PORTEÑOS?, LAS PUTAS EXISTEN DESDE ANTES QUE LAS GRANDES CIVILIZACIONES, ES HORA DE DECIR LAS COSAS COMO SON, Y ENSEÑARLAS COMO SON......MUY BUEN ENSALLO.
    MAXICARUSSO@OZU.ES

    ResponderEliminar
  2. Silvia Jacobi16/3/12 0:21

    La realidad se ha mimetizado con la parodia y ya no te causa gracia a menos que seas que seas un ingenuo. Y si te consideras un ingenuo me haces reir. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. tal cual, la prohibicion alimenta el ingenio...

    ResponderEliminar